sábado, 8 de octubre de 2011

Hermenéutica

Tal como bien lo expone Lopez (2002) la hermenéutica es una disciplina y una teoría filosófica cuya existencia se remonta a la antigua Grecia y está relacionada tanto con la transmisión de mensajes como con el descifrado de los significados subyacentes en un documento determinado. En este sentido, resulta interesante tomar de sus propias palabras lo siguiente:

Al principio la hermenéutica estuvo unida a la experiencia de transmitir mensajes [Hermes, el mensajero de los dioses], surgiendo en Grecia bajo la forma del arte de los poetas y los oráculos, portavoces de los dioses. En seguida llegó a significar interpretación de documentos, pero en el mundo antiguo no tuvo relevancia filosófica… sólo en el renacimiento la hermenéutica comienza a surgir como disciplina particular, aunque sigue ligada a la exégesis de los textos sagrados. En el siglo XVIII se produce el giro universalístico de la hermenéutica, y esta pasa a ocuparse no solo de la Biblia, sino de todo tipo de textos. Sus representantes más representativos son Chladenius, Friedrich Meier, y sobre todo Schleiermacher, precursor romántico de la hermenéutica actual. (ibíd. Pág. 1)

Esto explica en primer lugar porque la mayoría de los textos que se pueden encontrar sobre hermenéutica, están orientados más que a una discusión metodológica, a una discusión ya sea filosófica o teológica.

Aunado a esto, también se puede observar que la hermenéutica plantea como disciplina, una posición onto-epistémica diferente así como una metodología a partir de la cual abordar textos complejos, con el objeto de dilucidar significados escondidos en las estructuras discursivas existentes. En líneas generales y de acuerdo con los planteamientos de Heidegger y Gadamer entre otros, la función de la hermenéutica es capturar el significado de conceptos fundamentales orientados a la explicación del ser que se esconde en los escritos de alguna persona. En este sentido, para la hermenéutica es fundamental la concepción del hombre con producto y productor de la realidad, en tanto son las condiciones y situaciones en las que vive, las que determinaran algunos de sus actos, empero sus actos también pueden (y de hecho lo hacen) modificar dichas condiciones y situaciones.

Ahora bien, algo que queda claro desde la hermenéutica es la inexistencia de una verdad única, en tanto esta está determinada por las condiciones históricas y sociales de quien escribe, y de quien lee. Es por esto, que al momento de abordar un texto para analizarlo hermenéuticamente, es necesario situarse primeramente en las condiciones históricas y sociales del autor, puesto que de analizar dicho texto única y exclusivamente desde la situación actual del investigador, se puede cometer el error de mal interpretar los contenidos adjudicando significados incorrectos a los conceptos que se están tratando de comprender, al tomar en cuenta solo las estructuras discursivas explicitas, y dejando de lado las estructuras tácitas determinadas precisamente por esas condiciones socio-culturales en las cuales se desenvolvía el autor.

Uno de los aspectos que no se pueden dejar de lado al momento de hablar de hermenéutica es el llamado por unos, circulo y por otros espiral hermenéutico. Si bien la hermenéutica está orientada a la interpretación, sin duda una de sus limitaciones es la capacidad interpretativa del investigador, que viene dada por el horizonte o los conocimientos previos que este tenga sobre el autor en tanto historia de vida y condiciones socio históricas en las que este se desenvolvió, así como de las preconcepciones que tenga en torno a los conceptos que pretenda dilucidar en la obra. En este sentido, cada experiencia vivida por el investigador, incluida la lectura y relectura de la obra bajo análisis, afecta dicha capacidad interpretativa, por lo que el circulo hermenéutico no es más que la continua alimentación de experiencias que vive el investigador antes durante y después del proceso de análisis, y que de una u otra manera, impacta sobre los resultados de la investigación.

Finalmente, el diseño de investigación hermenéutica es de carácter emergente, y a pesar de no poseer un diseño predefinido, es importante destacar algunas consideraciones que se deben tomar en cuenta:

1.       Es necesario recolectar información en cuanto a la historia de vida del autor y las condiciones socio históricas en las que desarrolló la obra bajo análisis, así como identificar los pares que estaban produciendo obras relacionadas, a fin de comprender la discusión que en torno a los conceptos que se abordan se llevaba en ese momento, pues esto ayudara a comprender con mayor asertividad la posición del autor bajo análisis.
2.       Identificar si la discusión planteada por el autor bajo análisis aún se trabaja y cuál es la posición del autor en dichas discusiones, a fin de acercarse a lo que interpretan otros autores de lo dicho por el estudiado.
3.       Finalmente, extraer las concepciones del autor en torno a los aspectos bajo el foco del investigador y el impacto que tanto en su momento como en la actualidad dichas concepciones han tenido sobre la sociedad.

Estas consideraciones más que una propuesta de diseño de investigación para el abordaje hermenéutico de obras escritas, son orientaciones que pretenden brindar el orden y la sistematicidad requerida por toda investigación de carácter científico, indistintamente de que como en este caso, esté orientada por un paradigma meramente cualitativo.

Referencias.

Lopez, A. (2002). H. G. Gadamer. A parte Rei(21).